Telares

 

 

Es quizás, el más importante de los talleres con que cuenta el Centro, único en la Isla, alberga ocho telares , que son fiel réplica del antiguo y rústico telar utilizado en nuestra tierra desde tiempos de la Conquista. Son fruto de los de la necesidad de la realización de cursos que pudieran propiciar la recuperación de esta casi extinguida labor artesana, en esos momentos. Actualmente están dedicados casi exclusivamente a la elaboración de los tejidos propios de trajes típicos y tradicionales. Pero lo más importante del mismo es que, periódicamente, y gracias al celo de la Corporación Local y de la importante colaboración de las Insulares, se siguen impartiendo cursos y talleres, con lo que se intenta la formación de nuevas generaciones del sector, que hagan posible que no se pierda una de nuestras más importantes labores artesanas.

 

Complementos del telar:

La Espadilla: se utilizaba para guiar los hilos y “hacer la cruz” en la operación de urdir.
Los Tornos: con los tres tornos horizontales se “hace la cruz” y por el resto se van pasando los hilos haciendo un zig-zag de un lado a otro hasta completar el número de metros deseados para el largo de la tela.
La Novelera: una caja de madera dividida normalmente en 12 compartimentos donde se depositan los ovillos (novelos) que se emplean para urdir.
El Rastrillo: se utiliza para guiar los hilos al enrollar la urdimbre en el plegador o “enjulio” (sentar la tela).
La Devanadera: se utiliza para devanar las madejas.
La Redina: sirve para llenar las canillas
La Cañuela o Redina de mano: también se utiliza para llenar las canillas de la lanzadera.
La Lanzadera: se utiliza para lanzar de un extremo a otro de la tela que se está tejiendo con la lana, lino, etc, que se esté tejiendo.
El Peine: sirve para tejer.

 

Comments are closed.